5 agosto, 2020

UNO COMENTARIO A EL ASESINO DE LA REGAÑÁ, por Patricia Morón Martín.

UN COMENTARIO A EL ASESINO DE LA REGAÑÁ

FICHA TÉCNICA

Título: El asesino de la regañá
Autor: Julio Muñoz Gijón
Ilustradora: Cristina Domínguez Ruiz
Colección: Novela
Editorial: Almuzara
Nº de páginas: 176
Año de edición: 2013


¿Qué pasaría si en Sevilla apareciera un asesino en serie de “sevillanas maneras”? El inspector Villanueva viaja desde Madrid para perseguir a un psicópata que tiene como objetivo a los modernos de la ciudad. Villanueva y su compañero el inspector sevillano Jiménez, deberán seguir su rancio rastro por una serie de lugares icónicos de la ciudad para resolver esta serie de asesinatos que tienen en común una extraña arma homicida, un trozo afilado de regañá.

En este libro se encuentran recogidos elementos propios de la “Sevilla rancia”; se habla de lugares como el Tremendo, el Garlochi, la Basílica de la Macarena, la tienda “ Pasión del mundo Cofrade”… etc. Además de personajes famosos como cantantes, cómicos, presidentes de clubs de fútbol; en resumen, este libro recoge la esencia de la Sevilla tradicional.

En cuanto a la trama el libro mezcla muy bien la novela policíaca y el humor negro. Los asesinatos son algo a lo que no estamos acostumbrados ya que en vez de ser alguien atado y apuñalado como en las películas americanas tenemos un cadáver al cual le han clavado una regañá en el cuello. Esto hace que la serie de asesinatos que se vayan a cometer a lo largo del libro sean muy extravagantes y en mi opinión es algo que solo podría ocurrir en Sevilla.
El dúo protagonista está bastante definido por los tópicos: Villanueva, un inspector madrileño centrado en su trabajo; y Jiménez, el típico modelo de hombre sevillano con patillas, engominado, un poco vago y bastante guasón. Sin embargo, esto es muy bien aprovechado por el autor ya que Jiménez siempre está contando chistes incluso en momentos inadecuados, pero llega un momento en el que estás leyendo y estás esperando para ver que broma suelta Jiménez, que incluso en ocasiones llegan a servir para la investigación. Podemos ver como Villanueva que está acostumbrado a los homicidios realiza las preguntas adecuadas a los sospechosos (que por cierto la mayoría son personajes célebres de Sevilla) y también vemos como Jiménez se relaciona con ellos con su humor que a veces les llega a dar una pista.
El asesino es bastante peculiar porque solo mata a gente que “atenta contra Sevilla”, como la arquitecta que diseñó la Torre Pelli. Al principio se nos da a entender que es un hombre que reta a la policía mandando mensajes encriptados, pero luego podemos ver como esto solo es la punta del iceberg ya que nos presentan a “Serva la bari”, una especie de hermandad que no está de acuerdo con los modernismos y que está dispuesta a matar por conservar lo suyo.
No obstante, el autor nos deja con la miel en los labios ya que nos dan solo unos pequeños esbozos acerca de ella, dándonos a entender que ésta no será su última cacería.
En cuanto al clímax de la investigación, en mi opinión lo veo bastante forzado ya que acaba con la liberación de uno de los miembros de los Morancos, el cual estaba a punto de morir. Pienso que el autor podría haber creado una situación más intrigante ya que la acción se sitúa en plena madrugada, sin embargo el conflicto ocurre en un lugar apartado, por lo tanto no da la sensación de que miles de personas están en peligro y no lo saben.

En conclusión, El asesino de la regañá es un libro divertido a la par que intrigante, con un humor muy sevillano pero de manera que lo puedas entender si no eres de aquí. Es un libro corto y que se lee rápido ( yo tardé un día). Si estás interesado en Sevilla este libro es ideal ya que habla de diversos aspectos de la ciudad y de las personas que viven en ella.

Patricia Morón Martín. 1º bachillerato B.