5 agosto, 2020

SECRETOS OCULTOS, por Laura Cortés García

SECRETOS OCULTOS

CAPÍTULO 1

Elisabeth era una chica de muy buena familia, ella siempre se encontraba feliz, vivía rodeada de gente que la quería, era una alumna y estudiante excelente y siempre tenía esa actitud positivista que todos admiraban, incluso en las peores situaciones ella podía sacarles una sonrisa a quienes más sufrían.

A ella también le encantaba enseñar los valores que iba aprendiendo de sus familiares, sobre todo de sus padres, éste es un tema del que hay que hablar con más profundidad, puesto que ellos nunca habían tenido ninguna serie de problemas, tanto desde el punto de vista económico como psicológico.

Este hecho es algo que impactaba a la mayoría de su vecindario, puesto que no les parecía normal una familia tan perfecta como la de Elisabeth.

En el instituto al que iba tenía una fama un tanto particular, había hecho más bien pocos amigos, algo que nunca le preocupó, pero a esto hay que añadirle la forma en la que la trataban.

Para empezar, sus amigos (Linda, Noah, Peter y Samantha) siempre hablaban bien de ella, eran de confianza y siempre estaban dispuestos a ayudarla.

En cambio, los profesores notaban algo raro en todo esto. Se preguntaban cómo una adolescente de esa edad podía vivir tan perfectamente sin tener preocupaciones ni problemas en ningún ámbito ni aspecto, cuando lo que veían normal era una vida imperfecta. Por lo tanto, los profesores la trataban de modo distinto a los demás, querían averiguar de dónde provenía ese espíritu tan positivo y a la vez tan duradero. Entonces lo que hacían los profesores era observarla más detenida y cuidadosamente con respecto a los demás alumnos. Esto ocasionó conflictos y rumores con respecto a Tif y su pandilla de amigos. Tif era una chica popular y muy conocida por ganar concursos de belleza y de moda, era la chica del momento y todos la envidiaban.

Cuando Tif empezó a observar la manera en la que los profesores se preocupaban y hablaban con Elisabeth, ella se enfureció y empezó a hacerle la vida imposible.

Elisabeth se empezaba a dar cuenta de lo que ocurría, pero no le daba demasiada importancia y pasaba olímpicamente de Tif, hizo muy mal puesto que lo que no sabía era que a partir de ese momento le cambiaría la vida a ella y a su familia completa y nunca volvería a ser como antes.

CAPÍTULO 2

Llegó una mañana de invierno,todo estaba oscuro y nublado, las calles de la villa lucían desérticas, sin alma alguna, de vez en cuando pasaba alguna hoja produciendo un sonido calmante y silencioso, pero no perduraba.

Por aquellos lares, paseaba Elisabeth, solitaria y cansada después de haber estado todo el día estudiando para los exámenes que tenía durante esa semana. Ella iba directa a su casa, y caminaba muy relajada sin importarle lo sola que estaba la calle y el temporal tan siniestro que acechaba la noche.

Eran las nueve de la noche cuando Elisabeth miró su reloj, y seguía sin darle demasiada importancia a lo tarde que era ya, de lo que ella no era consciente era que esa sería la última vez que vería su reloj y en sí, la última vez que vería su ser.

CAPÍTULO 3

Estaba ya llegando a su casa,cuando de repente vio una especie de sombra, no sabría como describirla exactamente, ya que era confusa y extraña. Esto le sorprendió pero como era de costumbre, no mostraba ni la más mínima preocupación y siguió su camino. Al llegar a la puerta, una mano la agarró forzándola y se la llevó, desde entonces no se supo más de ella hasta meses después…

CAPÍTULO 4

Este acontecimiento y rumor se extendió en pocos días por todo el instituto y llegó a ser tan viral que llegó a salir el caso por la televisión, fueron a la casa de Elisabeth a recoger pruebas y a investigar más pero les fue en vano porque quien la secuestró y asesinó era alguien muy listo y al parecer experto en esto.

Entrevistaron a los padres, ellos, todavía patidifusos afirmaron que no se podían imaginar qué persona podría hacerle eso a su hija si ella nunca había tenido problemas ni conflictos con nadie. Cuando los amigos de Elisabeth se enteraron de esta entrevista y la escucharon, se dieron cuenta y realizaron una investigación cuya hipótesis era que todo el crimen lo había realizado un sicario al que había contratado Tif, la peor enemiga de Elisabeth. Esto tenía sentido puesto que Tif era la única persona a la que Elisabeth conocía y caía mal. Tras este descubrimiento,fueron a la policía para que formulasen otra investigación para así afirmar que todo había sido cosa de Tif. La policía empezó interrogando a Tif. Para la sorpresa de todos, Tif se mostraba inocente y el policía confirmaba que ella no tuvo nada que ver con el caso, aún así admitió que sí que tenía algunos problemas con ella pero nunca sería capaz de matar a una persona por semejante estupidez. Con estas palabras, ya terminó y con ello, se cerró la posibilidad de Tif como posible asesina.

CAPÍTULO 5

Los amigos de Elisabeth continuaban y no se daban por vencidos tan fácilmente,ellos seguían constantes a pesar de fracasar durante meses y meses. Pasó el tiempo y sin que se dieran cuenta, ya había transcurrido un año desde la muerte de Elisabeth. Y el asesino seguía vivo y además no tenían ni la más mínima idea de quién pudo ser.

Se empezaban a rendir, y se echaron abajo. Pero cuando menos se lo esperaban, dieron con la clave. Noah se dio cuenta de algo que cerraría el caso de una vez por todas. Dijo que muchas veces el culpable es la persona que menos se espera la gente que fuera, entonces todos saltaron a la vez y dijeron…´´Los padres de Elisabeth…´´ Pues sí, empezaron a recopilar todo lo que había pasado, la hora a la que había sucedido todo, etc. Y pues llegaron a la conclusión de que efectivamente, habían sido los padres. Pero a todo esto…no entendían el porqué sus padres habían hecho semejante cosa a su propia hija.

CAPÍTULO 6

Estuvieron pensando y pensando intentando sacar conclusiones y pruebas para demostrarles a la policía de que al fin tenían a los culpables, pero primero ellos sacaron el porqué habían sido los padres y no otra persona.

Estaban todos de acuerdo en que la familia de Elisabeth era perfecta y eso no era lo normal,entonces recapacitaron y dijeron que puede que fueran los padres los culpables porque tal vez su familia era de esas que mostraban algo que realmente no eran, aparentaban ser felices y en verdad su realidad era muy distinta, al entrar en la casa de Elisabeth veían el caos reciente ocasionado por destrozos de vasijas, persianas, cristales…y todo ello por un ataque de furia de la madre. Investigando más a fondo, comprobaron que la madre tenía problemas psicológicos y mentales y por ello nunca podía salir de la casa, y a parte al padre le encantaba la caza y su afición era matar animales casi a todas horas. Al descubrir esta información tan clave, ya se terminó de confirmar, pero mientras Linda seguía investigando y observando la casa, vio un escondite que parecía más bien un desván gigante, y dentro de este desván, una caja de madera, se pensó eso de abrirlo pero cuando lo abrió, ella hubiera deseado no haberlo hecho nunca. Dentro estaba el cuerpo quemado de Elisabeth. Linda llorando, avisó a sus amigos y con ello a la policía que finalmente llevó a los padres a prisión y les condenaron a pena de muerte.

A partir de ese momento la villa nunca volvió a ser como antes y cuando la casa de Elisabeth se puso en venta, la gente que iba a vivir allí afirmaban escuchar sonidos provenientes de un armario chico. Estos sonidos decían algo como ´´Mamá, papá , siempre os querré pero no penséis que no me vengaré, sé que el dolor os gusta y es nuestro juego favorito´´.

Al oír estas voces obviamente los inquilinos se iban dejando la casa sola y, así sucesivamente hasta que se quedó despoblada para siempre.

ACLARACIÓN

Esta historia no es mas que fruto de mi imaginación (no está basada en hechos reales), pero con esto, lo que pretendo enseñar y recalcar es que no debemos juzgar ni admirar a las personas por lo que aparentan, siempre hay que mirar mas allá en el interior mas profundo y abismal de todos los individuos, porque puede ser una bellísima persona por fuera, y, por dentro, un monstruo -o viceversa-.

LAURA CORTÉS GARCÍA

1ºBACH B